Los 18 mitos sobre la diabetes

 

  1. La diabetes es una enfermedad contagiosa.

Falso. La Diabetes Mellitus (DM) es un grupo de desórdenes metabólicos caracterizados por niveles elevados de glucosa en sangre (hiperglucemia), como resultado de defectos en la secreción por el páncreas de la hormona insulina (DM tipo 1), la acción de la insulina (DM tipo 2) o ambos. Es decir, no es una enfermedad infecciosa.

  1. La diabetes se hereda.

En el caso de la diabetes 1 esta afirmación no es correcta puesto que es una enfermedad idiopática y afecta en su mayoría a personas jóvenes. Por el contrario, en la diabetes tipo 2, sí que influyen antecedentes familiares, al igual que los hábitos de vida.

 

  1. Una dieta rica en azúcares (dulces) causa diabetes

No necesariamente. El consumo de azúcares en sí mismo no es causa directa de diabetes; tanto las personas que comen dulces como las que no, pueden ser diagnosticadas de diabetes en algún momento de su vida.

 

  1. La diabetes es una enfermedad grave.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento mantenido de la glucosa en la sangre que se asocia con el mal funcionamiento y el daño a largo plazo de varios órganos, especialmente ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos. Por tanto, una diabetes mal controlada puede incluso causar la muerte, de hecho, 25000 españoles mueren anualmente por esta causa y en el mundo cada 7 segundos fallece una persona en relación a esta enfermedad.

 

  1. Se puede llevar una vida normal siendo diabético.

Verdadero. Para una persona que padece este enfermedad, lo más Dibujo-d1importante para no tener complicaciones es: tener una buena información diabetológica y de salud para mantener unos buenos hábitos, tratamiento farmacológico dependiendo del caso; y seguimiento del especialista.

 

 

  1. La diabetes se puede prevenir.

La diabetes tipo 1 es idiopática, por tanto sin causa justificada y no prevenible. La diabetes tipo 2, sin embargo, sí se puede prevenir puesto que un gran porcentaje de los casos están relacionados con otras patologías asociadas a hábitos no saludables (obesidad, sedentarismo etc). Por tanto, evitando factores de riesgo como tener sobrepeso-obesidad, podríamos prevenir la diabetes tipo 2.

 

  1. Todos los diabéticos acaban inyectándose insulina.

Falso. Dependerá de la progresión de la enfermedad. Muchas personas con diabetes tipo 2 inicialmente pueden mantener un buen control de sus glucemias sin necesidad de tratamiento farmacológico. Inyecciones de insulina podrían llegar a su fin

Sin embargo, con el tiempo el cuerpo gradualmente produce menos insulina por lo que serán necesarios los antidiabéticos orales e incluso inyección insulina.

 

  1. La diabetes es una enfermedad que solamente afecta a personas de edad avanzada.

gordo-traFalso. Depende del tipo de diabetes, ya que el tipo 1 afecta a personas más jóvenes; y la tipo 2 sí que suele afectar a mujeres y hombres a partir de los 40 años, aunque cada vez aparecen casos en edades más tempranas debido al sobrepeso infantil.

 

 

  1. La diabetes solo afecta a los países ricos.

Falso ya que la zona con mayor prevalencia de diabetes es el sudeste asiático, siendo la India el país más afectado. Tanto Europa como América tienen similar prevalencia de diabetes, más de 33 millones de diabéticos en cada continente.

 

  1. Los alimentos etiquetados “sin azúcares añadidos” o “bajo contenido en azúcares” son saludables para los diabéticos

Falso ya que no se asegura que lleve otro tipo de hidrato de carbono que se convierta en azúcares tras su digestión y por tanto afecte a los niveles de glucosa; además suelen ser productos que contienen más grasas en su composición.

 

  1. Es importante leer la información nutricional (etiquetado) si se padece diabetes.

Verdadero ya que, en primer lugar, leyendo el etiquetado conoceremos el contenido en hidratos de carbono y azúcares (ya que viene especificado) que nos aporta un producto; y además, sustancias como el sodio, la dextrosa, la sacarosa, la fructosa o el sorbitol se encuentran en muchos alimentos.

 

  1. La fructosa es mejor edulcorante que la sacarosa y la sacarina.      images

Si sigue una dieta hipocalórica, la recomendación es usar aspartamo o sacarina, que no aportan calorías. El azúcar común o sacarosa se puede utilizar con moderación junto al resto de los alimentos. Otras sustancias para endulzar como el sorbitol o la fructosa, aportan las mismas calorías que el azúcar.

 

  1. Los diabéticos pueden tomar hidratos de carbono sin límite

Falso. La alimentación de la persona con diabetes debe ser equilibrada, ajustada a las necesidades energéticas de cada individuo y contener todos los nutrientes imprescindibles para la vida, incluyendo hidratos de carbono. Lo que sí es importante es controlar las cantidades (ración) de hidratos de carbono ya que su digestión produce subidas de glucemia; al igual que el tipo de hidrato de carbono.

 

 

  1. Si se padece diabetes se puede tomar frutfresas-arturoa.

Cierto. Se recomienda consumir al menos 3-4 raciones de fruta al día en cualquier momento del día respetando los pesos recomendados. Procurar tomarlas frescas y crudas preferiblemente, no en compota o en conserva. Las frutas que menos azúcar contienen (6% hidratos de carbono) son: frutos rojos (grosellas, moras, arándano, fresa, fresón, frambuesa), melón, sandía, granada, y membrillo.

 

 

  1. Un diabético solo puede tomar como bebida agua

La bebida ideal a lo largo del día y en las comidas debe ser el agua. Tomar alrededor de 2 – 2,5 litros. Se pueden tomar caldos desgrasados, infusiones y refrescos sin calorías. Y moderar la ingesta de cerveza (Alto-consumo-car-1858252aunque sea sin alcohol) y vino. Evitar bebidas de mayor graduación. Además, estudios demuestran que tomar bebidas azucaradas está asociado con diabetes tipo 2.

 

 

  1. Los diabéticos no pueden tomar pan.

Falso. Depende del resto de alimentos que se tomen a lo largo del día. Eso sí, su valor calórico varía mucho de unas formas a otras: 100 g de pan de molde integral tienen 228 cal, pan blanco de molde 255, pan barra blanco 244, pan tostado 285… lo importante es tomar no más de 40g por ración, y siempre preferiblemente variedades integrales ya que ayudarán a evitar los picos de glucemias altas.

 

  1. Las personas con diabetes no pueden hacer deporte.

Falso. La actividad física es muy recomendable porque, entre otros beneficios, mejora los niveles de azúcar en sangre. En general, las personas con diabetes sí que pueden hacer cualquier tipo de deporte, controlando por supuesto las descompensaciones de glucemias, teniendo que posponer en este caso el ejercicio. mitosdiabetes1

Se aconseja para ejercicios intensos y/o prolongados ingerir y llevar a mano una fuente de hidrato de carbono adecuada.

 

  1. Las personas con diabetes tipo 2 presentan la mayoría obesidad y por tanto, necesitan bajar de peso haciendo dieta.

Cierto. Para reducir complicaciones y controlar la enfermedad es fundamental si se presenta obesidad, disminuir la grasa al menos un 10% del peso total de manera progresiva (0,5-1,5kg/semana). Para el diseño y la supervisión de la dieta, será necesaria la figura de un profesional cualificado, como un dietista-nutricionista.

mitosdiabetes2

Anuncios

DIABETES MELLITUS

La Diabetes Mellitus (DM) es una patología crónica que se caracteriza porque el páncreas no produce suficiente insulina o el organismo no la utiliza y por este motivo los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre se ven aumentados (> 100mg/dl en ayunas).
La insulina es una hormona liberada x el páncreas que funciona como la “llave” para introducir la glucosa que circula por la sangre en las células.Diabetes2
Las causas pueden deberse a un trastorno idiopático (con carácter hereditario) o por un síndrome metabólico (sobrepeso u obesidad).

¿Qué tipos nos podemos encontrar?
DM tipo 1: Son insulinodependiente (necesitan pincharse insulina o una bomba). Aparece en la edad juvenil y se presenta de forma brusca. Tienen normopeso habitualmente y no está asociada a otras enfermedades ni ser de carácter hereditario.
DM tipo 2: La más frecuente y en la que nosotros nos centraremos. No son insulinodependiente (tratamiento fármaco). Por regla general, se presenta en la edad adulta y suele ir acompañada de obesidad con una predisposición hereditaria. Con mucha frecuencia está asociada a otras enfermedades.
La diferencia entre estos dos tipos a nivel de tratamiento de insulina, es que la DM 1 no tiene insulina por lo que debe pinchársela; y el DM 2, al inicio suele tener hiperinsulinemia, es decir, que tiene insulina pero no es útil (lo que se denomina “resistencia a la insulina”- en lugar de servir como llave para meter glucosa en la células, lo que hace es acumular energía- por eso la mayoría de los obesos antes de presentar DM2 presentan hiperinsulinemia o resistencia a la insulina)
DM tipo 3: Estas personas, son diabéticos tipo 2 que después de un tiempo necesitan inyectarse insulina.

¿Cuáles son los motivos más probables para tener Diabetes tipo 2?
– Tener un sobrepeso u obesidad: el riesgo de tener DM 2 en un obeso es cinco veces mayor que en una persona con normopeso.
– Herencia: un pariente de primer grado padezca la enfermedad
– Mujeres que hayan tenido lactantes de más de 4 kilos o diabetes gestacional.
– Hipertensos
– Tener colesterol “bueno” (HDL) inferior a 35 mg/dl
– Tener triglicéridos por encima de 250mg/dl
– Alteración en la homeostasis de la glucosa.

¿Cuáles son las consecuencias de padecer diabetes?
El aumento de azúcar en sangre repercute en alteraciones vasculares, analíticas y metabólicas. Además puede generar consecuencias más graves como problemas en la visión, problemas renales, erosiones en la piel e incluso coma.

Tratamiento y Pautas de alimentación en Diabetes tipo 2.
El tratamiento a seguir es farmacológico y pautas saludables de alimentación y ejercicio.
Normalmente se administra antidiabéticos orales los primeros cinco años de evolución. En función de la enfermedad y del paciente (si sigue presentando obesidad, si realiza o no actividad física, si se cuida o no en la alimentación, si presenta estilos de vida agresivos ingiriendo alcohol y drogas) después suele necesitar inyección de insulina.
El objetivo principal es reducir peso en el caso de los obesos, limitar la cantidad de hidratos de carbono y evitar aumentos bruscos de la glucemia.
El solo hecho de bajar 5-9 kg mejora favorablemente la captación de la glucosa y disminuye la sensibilidad de resistencia a la insulina.

Qué Evitar:
Suprimir bebidas y refrescos azucarados y el azúcar de mesa. Además de productos de pastelería y bollería, sobre todo industrial, y chucherías. Los chocolates y helados evitarlos. Únicamente consumir chocolate puro y helados caseros y que sean de hielo. En cuanto a frutas, suprimir las que sean en almíbar y no tomar más de cinco piezas o zumos a lo largo del día.
Se deben reducir las grasas saturadas tales como mantequillas, lácteos no desnatados, quesos curados, embutidos y carnes muy grasas ya que aumentan el riesgo coronario. También el alcohol, la sal y los alimentos salados están desaconsejados.
Consumir con moderación y siempre acompañados de proteínas y fibra y en pocas cantidades los siguientes alimentos: pan blanco, arroz y pastas cocidas, patata cocida o al horno y frutas después de las comidas.
La cantidad de Hidratos de Carbono que deben consumir es entorno al 40% del valor calórico total de la dieta y deben ser de bajo índice glucémico (IG), un indicador de cómo los alimentos que contienen carbohidratos elevan la glucosa en la sangre, cuidando los almidones como por ejemplo el arroz.

En la siguiente tabla os ponemos algunos alimentos que contienen Hidratos de Carbono con su índice glucémico (Fundación para la Diabetes)

Tabla IG

Qué comer y beber:
Alimentos ricos en fibra (la cantidad debe ser mayor a 20g/día) y vitamina B6 ya que regulan el nivel de azúcar y te dan energía de manera constante como cereales integrales, pan integral, galletas de centeno, verduras como zanahoria, tomate, calabacín, cebolla, alcachofa, coles, también brotes de soja, nueces, manzana, albaricoques…
Otros alimentos aconsejables son aquellos ricos en cromo y zinc, ya que a veces los diabéticos veces tienen déficits en esos minerales. Por ejemplo legumbres, mariscos en general, carne magra, pipas de calabaza o girasol.

CONSEJOS GENERALES:
– No hacer dietas bruscas ya que pueden suponer bajadas de azúcar severas.
– Llevar siempre un caramelo de azúcar por si aparece hipoglucemia.
– Realizar cinco comidas al día (comer cada 4h aprox) pero no en grandes cantidades. Realizarlas siempre en el mismo horario.Diabetes1
– Alimentos recomendados para la media mañana y la merienda  pueden ser fruta, yogur desnatado, cereales y frutos secos.
– Andar todos los días al menos 40min a ritmo que sudes.
– Los alimentos aptos para diabéticos (helados, galletas…) suelen tener más grasa por lo que no se deben abusar.

En todos los tipos de diabetes siempre recomendamos acudir a un especialista para seguir el tratamiento adecuado.

Dietas Milagro

dietas-milagro¿Cuántas veces nos hemos propuesto ponernos a dieta? En la época de primavera-verano más aún. Pero ¿son seguras todas las que existen en el mercado? ¿Qué peligros tienen algunas de ellas en nuestra salud?

Muchas nos dicen que pierdes peso de forma rápida y sin esfuerzo, pero a costa de qué. Estas son las llamadas “Dietas milagro” que sin ningún tipo de evidencia científica te prometen grandes resultados.

Hay diferentes tipos, disociadas, hiperproteicas, etc. pero todas coinciden en una pérdida rápida que fundamentalmente es agua y músculo en vez de grasa que sería lo adecuado.

La mayoría eliminan alimentos que son necesarios en nuestra alimentación y por tanto conlleva riesgos tales como la falta de nutrientes, aumento del riesgo cardiovascular, problemas de hígado y riñón, mareos, debilidad en las uñas y algunos cambios como puede ser la caída del pelo, la astenia y el mal humor y todo con un coste económico bastante alto en muchas de ellas.

Además, como la restricción calórica suele ser severa y no existe la educación alimentaria adecuada, el efecto “yo-yo” o rebote en estas dietas está presente.yoyo

Un ejemplo es el método Dukan, clasificada como dieta milagro por el Ministerio de Sanidad. Es hiperproteica y carece de fundamento científico.

Promete resultados “rápidos” y “mágicos”, prohíbe el consumo de un grupo o algún alimento según la fase en la que te encuentres como las frutas y las verduras que son necesarias, tiene un listado de alimentos buenos o malos, aconseja productos dietéticos a los que se les atribuyen propiedades extraordinarias, etc. son características típicas de dieta fraudulenta que cumple.

Aún así, lo más peligroso, sigue siendo los riesgos que ocasiona. Prolongado en el tiempo, una alimentación alta en proteínas y baja en hidratos de carbono como es este caso, está asociada con un aumento en la mortalidad, a enfermedades crónicas como osteoporosis, cálculos renales, insuficiencia renal, cáncer, enfermedades cardiovasculares y otros como alteraciones psicológicas, hormonales o crecimiento.

piramide-alimentaria-senc

En definitiva, una dieta correcta debería ser adecuada a nuestras necesidades, ritmos de vida y gustos, aportando todos los nutrientes, con una bajada progresiva de peso y posteriormente mantenerlo. Corrigiendo los errores alimenticios y realizar ejercicio físico.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La hipertensión arterial (HTA) o tensión arterial alta, es una enfermedad crónica muy frecuente en la población; de hecho, cifras recientes (OMS) estiman que un tercio de la población mundial la padece; y su prevalencia aumenta con la edad.

ImagenPodemos definirla como la presencia de cifras de presión arterial elevada cuando la persona se encuentra en reposo, medida en dos o tres visitas al especialista. Las cifras de tensión arterial que se precisan para diagnosticar a un individuo como hipertenso son de 140/90 mmHg de manera consistente.

La HTA es una patología tan grave porque supone uno de los factores más importantes para desarrollar enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, ictus cerebrales…); además si se acompaña de otros factores de riesgo (diabetes, tabaquismo, obesidad, sedentarismo, o hipercolesterolemia) se incrementan las complicaciones de la enfermedad.

Para el control de la HTA es fundamental, además del tratamiento farmacológico, la adquisición de hábitos de vida saludables:

  1. Realización de actividad física de manera regular, controlandose la frecuencia cardiaca.
  2. Evitar el tabaco y el alcohol.
  3. Tener un peso correcto, y disminuirlo en caso de sobrepeso-obesidad.
  4. Llevar una dieta equilibrada y baja en sal.
  5. Restringir las bebidas estimulantes (refrescos cola, cafés, tes). Imagen

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS DE ALIMENTACIÓN:

  • Consumir una dieta equilibrada con 5 raciones de fruta y verdura al día.
  • Incluir en la dieta diaria: alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres…); y lácteos desnatados.
  • Disminuir los alimentos precocinados y comida rápida, por su alto contenido en sal.
  • Reducir el consumo de sal de mesa para cocinar y condimentar los platos. La sal de mesa supone la principal fuente de sodio de la dieta.
  • Moderar aquellos alimentos que tengan un alto contenido en sodio (200-8000mg): sal fina/gruesa y dietéticas (de cebolla, de ajo, o apio), alimentos en salmuera, conservas, congelados, embutidos y quesos, pescados secos salados o ahumados (salmón, anchoa, o bacalao), carnes saladas y ahumadas (beicon, tocino), precocinados (pizzas, lasañas…), caldos y sopas concentradas o en polvo, edulcorantes (sacarina o ciclamato sódico), aperitivos (frutos secos con sal, patatas fritas), mantequilla y margarina, pan, galletas y cereales de desayuno y bollería, salsas (mostaza, de soja, mayonesa y kétchup), algunas aguas minerales, cacao en polvo.

Consejos para potenciar el sabor a los platos sin recurrir a la sal de mesa:

  • para conservar mejor el sabor de los alimentos, utilizar cocciones sencillas como al vapor o papillote.
  • utilizar aceites de sabor potente, como el de oliva virgen, aunque con moderación.
  • usar condimentos en función del tipo de alimento y de la técnica de cocinado.

condimentos naturales para realzar el sabor